Lucho Seminario, de celeste, alistándose para uno de los tantos viajes por el Muni. Foto: LOS LOCOS DE SIEMPRE

Lucho Seminario, de celeste, alistándose para uno de los tantos viajes por el Muni. Foto: LOS LOCOS DE SIEMPRE

Siempre resulta difícil hablar o escribir de un amigo, más aun cuando éste tomó la delantera en ese viaje hacia el infinito y de retorno al Supremo Hacedor. Ayer nos vimos por última vez. Siempre sonriente y jubiloso de luchar ante la adversidad.

Nos encontramos cuando acabó el olvidable partido de ayer. Lo llamamos, nos acercamos y lo vimos algo repuesto de una dolencia que lo aquejaba de tiempo atrás.

¿Cómo estás, Lucho?, le preguntamos. “Bastante mejorado, y la próxima semana estoy como cañón, y jugaré para sacar esto adelante”, nos dijo con esa sonrisa característica.

Las cosas no han salido, anotó, pero debemos seguir adelante. Ese era Luis Seminario, secretario del club, y vicepresidente del Muni en algún momento en que los que mucho hablan no estaban y necesitábamos apoyar al equipo.

Siempre estuvo ahí. Lo conocí en la Barra “Echa Muni” en los 90. Viajamos por el Muni a muchos lugares del país. En foto inédita, lo vemos junto a la Banda cuando partíamos, el 2006, a Juliaca, con trasbordo en Arequipa.

Viajamos juntos el trayecto Arequipa-Juliaca, y conversamos de lo que unía y nos convirtió en familia: del Muni.

El paso de dirigentes que poco aportaron, triunfos que jamás vi, pero que al escucharlo, nos transportaba a esas épocas doradas de La Academia.

Ayer te adelantaste Lucho. Fuiste al recinto celestial, carné en mano, a interceder ante la divinidad para las cosas cambien. Para que el Muni deje de pagar este karma que lo propiciaron otros, pero que siempre trataste de enderezar.

Ayer partiste Lucho, y ya estas esperando la próxima fecha para que junto a Ofelia de Sppedy, el Papi Mario, y Roberto Melendez, comiencen a ordenar todo el recibimiento del equipo.

Ayer nos dejaste Lucho, para que sigamos tu ejemplo, para que todos nos unamos y nos dejemos que huevadas, y apoyemos al equipo que se hunde.

Ya nos vemos Lucho, cuídese, y tenga por seguro que aquí lo extrañamos y lloramos este viaje, pero nos alegra saber que pronto cambiaremos todo esto, y te escaparas con la Banda celestial, y disfrutaremos nuevamente los cánticos de la BDB y eso gol que pronto llegará y nos devuelva a ese sitial que nos pertenece, de ser el más grande…

¡Echa Lucho Seminario!

Félix Paz
LOS LOCOS DE SIEMPRE