Hugo Sotil. Ilustración: Mario Arrasco

Hugo Sotil. Ilustración: Mario Arrasco

A cuatro días de cumplir nuestro 74° Aniversario, presentamos dos caricaturas de don Mario Arrasco, de uno de los más grande ídolos del Deportivo Municipal y de la historia del fútbol peruano: Hugo «Cholo» Sotil.

Arrasco, creador de estas caricaturas, dijo a ser «un gran admirador del Equipo de la Franja Roja, el Echa », y le deseó al primer plantel de la Academia, «toda la suerte del mundo» en el actual esfuerzo de sacar al cuadro de la Comuna de su actual situación.

Con el permiso respectivo, la descripción hecha por don Mario, un genio como el Cholo, pero con el lápiz y el color.

El Idolo edil. Ilustración: Mario Arrasco.

El Idolo edil. Ilustración: Mario Arrasco.

Fue una hazaña de Sotil la de llevar a Municipal a división. En la cancha chica del de Porras, había sido una gran estrella, pero había que ver si en el Nacional era lo mismo. Y lo fue.

 Aquella noche del 17 de mayo de 1969 marca la explosiva aparición del «Cholo» en la división profesional. Y aunque su equipo fuera goleado 5 -2 por la «U», Sotil se constituyó en el mejor jugador del campo. Inclusive, anotó el segundo gol, luego de una extraordinaria jugada, faltando dos minutos para la finalización del encuentro.

La hinchada edil le tributó un caluroso recibimiento, y aprobó el surgimiento de una nueva luminaria del fútbol peruano. Pero Sotil, un predestinado para el fútbol, siguió cautivando. Y las presentaciones de su cuadro eran verdaderos llenos en el Nacional.

Su desarticulador juego no reparó en nombres de defensas famosos, con mucha experiencia. A los «impasables» José Fernández, Héctor Chumpitaz, Luis La Fuente, Orlando La Torre o Javier «Muerto» Gonzales, a todos los bailaba.

En consonancia con esto, el Municipal, que era imán de taquilla, vio engrosar sus arcas. Las piernas embrujadas de Sotil producían este fenómeno. A los nombres de Heraclio Paredes, Juan Sodani, Fernando Cárdenas, Willy Fleming, «Cuchi» Betancourt, se agregaron años después los nombres «Ilustres» de Luis Gerónimo López, Angel Clemente Rojas, ambos argentinos, Cesar Cueto, Luis La Fuente y «Panadero» Díaz.

Y es que Sotil fue para el Municipal lo que Luigi Riva fue en Italia, para el Cagliari y Diego Maradona para Argentinos Juniors. Los tres hiciron subir sus equipos, le dieron jerarquia y, además, bonanza económica. El éxito deportivo fue de la mano con el éxito económico.

El «Cholo», por otra parte, en dos temporadas consecutivas consagró goleadores del certamen profesional a Jaime Mosquera y Manuel Mellán, en un gesto sin procedentes de desprendimiento deportivo. Se las ponía para que las empujaran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.