Muni peleó, pero qué más podemos decir. Foto: LOS LOCOS DE SIEMPRE

Muni peleó, pero qué más podemos decir. Foto: LOS LOCOS DE SIEMPRE

(Sullana, LOS LOCOS DE SIEMPRE) Mi corazón no para de llorar. Vinimos confiados en lograr la hazaña y no se pudo. Se intentó, pero no se pudo. Caímos  por la mínima diferencia, donde nuestros jugadores no pudieron anotar, y un árbitro hincha que inclinó la cancha, votó al «Loco» Salazar y después a Mohring. Pero con un equipo disminuido el equipo intento hasta el final.

En estos momentos no hay mucho que decir. Perdimos y nuestro corazón de tiñe nuevamente de luto. Ahora, qué podremos decir de esta pésima campaña. Los errores del inicio, los pagamos al final.

Grande la Banda del Basurero, por eso soy y siempre seré del Muni, por esa gente que se comió más de 14 horas y alento todo el partido. Alentó, no como otros que dijeron que pese a estar a media hora de camino, no pudieron llenar el estadio.

En unos minutos regresamos a Lima. Gracias Cuya por ese despliegue inacabable; gracias Contreras, el patrón de la zaga; gracias Panaderito por las ganas y profesionalismo. Gracias Panzer, porque siempre las luchaste. Gracias profe Bernales, por luchar hasta el final, junto al comando técnico.  Gracias a todos los que hoy acompañaron al Muni en esta agonía.

Habremos caído, pero como el Ave Fénix, ya volveremos, quizá nos tomemos un año o cientos de años, pero la Academia nunca morirá… porque vives dentro de nosotros.

LOS LOCOS DE SIEMPRE 

o