Columna de El Veco en la revista Gente de 1992

Columna de El Veco en la revista Gente de 1992

El sábado por la noche falleció el periodista Emilio Laferranderie, El Veco, muy conocido por todos. Sin duda lamentamos esta pérdida, y la mejor manera de rendirle homenaje es recordándolo.

 

 

Por eso, recurrimos a nuestros archivos, y encontramos una nota de él, de 1992. La Academia se volvió animador del torneo con la llegada del nigeriano Benji, el brasileño Moraes y el “Tico” Ramírez.

El artículo salió publicado en la revista Gente y llevó por título: “Lo de ‘Muni’ no es chiste”

De la misma forma que se hundió durante medio año por traer rioplatenses que nada tenían que ver con el mundo de la pelota, quizás parrilleros o albañiles de su tierra de origen.

El viejo Deportivo Municipal se ha convertido en el “boom” de esta etapa del campeonato sobre la base del nigeriano Benji, habilidoso y buen cabeceador; el brasileño Moraes y un costarricense, Ramírez, que es de los que va a todos los balones aunque el rival venga degollando y los toperoles parezcan cuchillos en el fragor de las áreas.

Se tejieron miles de bromas sobre todo en lo que respecta al africano Benji Nzeakor, desde que había llegado en un circo de Fiestas Patrias y cuando se desinfló la lona tomó para el lado de la pelota.

¿Es la primera vez que juegan africanos en la América del Sur? Por supuesto que no. Peñarol trajo en 1980 a tres futbolistas de Ghana. John Yawson, Shaka Cobo y George Ace. Los dos últimos no sabían realmente si se trataba de rugby, baloncesto o definitivamente fútbol.

El que mejor se insinuó fue Yawson y formó en plantel aurinegro que disputó el “Mundialito” de Milán con equipos ganadores de la Copa Intercontinental.

Era rápido, velocísimo, pero sus remates a puerta los pudo enderezar muy pocas veces, y fueron mayoritarios los pelotazos a fotógrafos, guardianes del orden o alguna paloma distraída que volaba algo bajo en el Centenario.

El movimiento africano por supuesto que es muy respetable. Los ejemplos de Camerún, Argelia, Nigeria, la misma Ghana, dicen de progresos enormes en los últimos tiempos.

Alguna vez creemos haberles contado que un húngaro Osterreicher que era el mánager del Real Madrid, nos dijo en 1966: “El futuro del fútbol está en Africa, porque sobra hambre y los jugadores salen de las precariedades más absolutas”.

De allá había llegado Eusebio, oriundo de Mozambique, para convertirse en el goleador del mundial de Inglaterra 66 con la casaca de Portugal.

La última exhibición de los leones de Camerún en Italia 90 está fresca en el recuerdo de todos, por haber vencido a Argentina y también por su buen despliegue táctico, con definidores de categoría como Roger Milla, un jugador casi embalsamado, con más años que la injusticia, rival de Juan Carlos Oblitas, cuando el peruano jugaba en el Seresien y Milla era el goleador del Córcega en el fútbol francés.

De aquellos tiempos hasta este Pelé II, que por supuesto no resiste el paralelo con Pelé de verdad, el único, pero que fue y sigue siendo una pieza fundamental en el Olimpique de Marsella, campeón de Francia, protagonista de cualquier campeonato.

¿Cuál es el mejor?

La gente siempre busca lo absoluto y ya se hace una suerte de concurso entre los hinchas ediles para definir cuál es el mejor de los tres: Benji Nzeakor, Ricardo Moraes y Eduardo Ramírez. En estos tres triunfos del “Muni”, seguiditos como botones de chaleco, creemos que hasta hoy –siempre hay que darle tiempo al fútbol- el más completo parece ser Ramírez.

Lo recomendó Carlos Daniel Jurado, actual técnico del San Agustín, y es capaz de ponerse el equipo al hombro y llevarlo adelante.

Es una “fiera” peleando la pelota, y el triunfo ante León de Huánuco (2-1 el sábado en matute) así lo certifica.

Una pelota que parece que la pierde, la pelea, la hace suya y mete un remate de 30 metros para definir el partido. Benji es quimboso, buen cabeceador y sin duda es otra de las atracciones. Moraes no empezó bien, pero en el último encuentro levantó la puntería en materia de producción. En concreto los tres satisfacen.

Hay un problema: han llegado con un contrato por cuatro meses, y cotización en el medio (cada domingo que pasa valen más) quizás conspire para que los ediles puedan retenerlos.

Creemos que habrían varios (cristal, la u, el mismo alianza) que podrían levantar la mano para hacer una oferta, pero no nos adelantemos a los hechos.

Pensemos que “Muni” los podrá mantener en sus filas y que este gran momento que vive el club podría estirarse para felicidad de ellos.

Lo innegable es que le han puesto sonrisa a la amarga trayectoria de Municipal de los últimos años. Se fue la angustia y ha llegado un momento exitoso que tendrá ahora su primera prueba difícil: un viaje a Cajamarca, para demostrar ante UTC que lo de Lima no es una simple cuestión de racha, sino la realidad de un equipo capaz de ser “toro en su rodeo y torazo en el rodeo ajeno”.

El Veco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.