Artículo publicado en el Diario Oficial El Peruano

Hoy fue publicado en el Diario Oficial El Peruano, en el leído suplemento Variedades, una crónica que elaboramos por las Bodas de Diamante del Municipal y que, a un día de los 75 años, queremos compartir con ustedes. También puede ser apreciada en la web de la Agencia Andina.

Era 1935 y Lima cumplía su cuarto Centenario de fundación española. La Concejo Metropolitano organizó una serie de actos de conmemoración, y en ese año de celebración, el 27 de julio, en el mismo Palacio Municipal, un grupo de empleados ediles y trabajadores de la baja policía fundaron al Club Centro Deportivo Municipal.

Mañana, el querido “Echa Muni”, como lo conoce la afición futbolera nacional e internacional, cumplirá oficialmente 75 años, sus Bodas de Diamante, pero no disputando el torneo de Primera División, como su historia lo demanda, sino esperando participar en el torneo de fútbol amateur: La Copa Perú.

Qué habrá pasado por la cabeza de los señores Ángel Pissani, jefe de Limpieza Pública de la Municipalidad de Lima; Ricardo Ghersi, jefe de Mecánicos y Talleres, y Arturo Martínez, jefe de Sección Padrones, cuando en 1934 decidieron formar un club nacido desde el municipio capitalino, y cuya vida institucional oficial comenzó un año después.

El popular cuadro de la Roja ha vivido de manera intensa en lo deportivo. Con momentos de gloria y caída, de alegrías intensas, y otros de frustración y dolor para sus leales seguidores.

«La Academia» fue campeón en 1938, 1940, 1943 y 1950, o subcampeón, en 1939, 1941, 1942, 1944, 1945, 1946, 1947, 1951 y 1981.

Es decir, en sus primeros catorce años de vida institucional, con excepción de dos, Municipal fue campeón o subcampeón del fútbol peruano. Además, fue el último campeón del no amateur (1950) y el primer subcampeón del fútbol profesional (1951).

En la década de 1940, el Deportivo Municipal recibió del aficionado el apelativo de «La Academia» por su juego vistoso, destacando los llamados «Tres Gatitos»: Luis «Caricho» Guzmán, Máximo «Vides» Mosquera y Roberto «Tito» Drago.

Y cuentan que recibieron este cariñoso apelativo porque al igual que los felinos, podían jugar con el balón sin que este cayera al suelo.

Deportivo Municipal fue el primer conjunto nacional en representar al Perú en un torneo internacional de clubes, en la llamada Copa de Campeones, predecesora de la Copa Libertadores, que se disputó en Chile en 1948.

Municipal debutó en este torneo cayendo por 3-2 ante el Nacional de Uruguay, en una gran noche, con el dominio de gran parte del encuentro, según las crónicas de la época. Los goles fueron marcados por Roberto «Tito» Drago.

Pero, sin duda, la jornada más importante la escribió en 1960 junto al Sport Boys, con el cual conformó un combinado que realizó una gira por tres continentes (Asia, Europa y América), donde ganó 24 partidos, empató 2 y perdió 5. Un logro hasta ahora no alcanzado.

Sin embargo, el tiempo pasó y en 1967 desciende a la segunda división. Pero, al año siguiente, de la mano del genial Hugo «Cholo» Sotil, vuelve a primera.

En 1973, el «Cholo» Sotil es vendido al Barcelona de España y el «Muni» viaja nuevamente al Viejo Continente a participar en el Torneo Juan Gamper. Así, la Banda Roja se constituye en el único club peruano en haber enfrentado al Barcelona en el propio Nou Camp.

Desde esa época hasta la actualidad, Deportivo Municipal desarrolló campañas irregulares; aunque en 1981 clasificó para participar en la Copa Libertadores, tras jugar tres partidos con su tradicional rival, Universitario.

Con posterioridad, logró el título del Campeonato Intermedio, para clasificar al torneo Conmebol. Empero, sin razón aparente, la dirigencia de entonces le otorgó tal privilegio al Sporting Cristal.

Formaron parte de ese equipo, entre otros: Nolberto Solano, Roberto Arrelucea, Jesús Purizaga y Carlos Cáceda.

En 2000, «Muni» pierde nuevamente la categoría y transitó por seis años en la Segunda División.

Logró el ascenso en 2006 a una fecha del término del torneo, tras una gran campaña. Al año siguiente, pierde la categoría. En 2009, tras una pésima campaña, el «Muni» le dijo adiós a la Segunda, y hoy espera intervenir en el torneo de la Copa Perú.

Ave Fénix

El «Echa Muni» tocó fondo. A inicios de año, el panorama se presentaba más que desolador. Problemas dirigenciales y carencia de recursos económicos obligaron a que un grupo de socios e hinchas se juntaran y decidieran tratar el tema de manera profesional.

Tras una serie de reuniones y conversaciones, deciden poner en marcha una Sociedad Anónima, AKD Fútbol S.A., la cual se encargará, mediante una concesión, del manejo deportivo del club.

Así, 40 socios e hinchas se reunieron y comenzaron a trabajar. La sociedad anónima tiene hasta directorio y claras metas por cumplir: subir al Deportivo Municipal a la profesional y llevarlo, por lo menos, a dos competiciones internacionales en los próximos 10 años.

Municipal es una gran paradoja. Mientras todos reclaman éxitos y elijen en el fútbol al equipo ganador, la Academia tiene una hinchada que crece pese a los malos momentos.

Otros equipos sufren el abandono de sus hinchas cuando no marchan bien en la tabla; en cambio, el Muni ve cómo sus socios, hinchas y simpatizantes se unen, lo acompañan más y construyen.

Este es el fenómeno llamado «Deportivo Municipal», y todo el que tiene en su piel esos colores de la nación, sabe muy bien que mañana, 27 de julio, iniciaremos las celebraciones del ansiado retorno a la profesional, porque la vida y el fútbol para miles carece de sentido sin el «Muni». Aguante la Academia.

Tomado del Suplemento Variedades, Diario Oficial El Peruano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.