Caricatura Caricho Guzmán. Diario La Crónica

Desafortunadamente, nunca lo escuchamos ni vimos jugar. Pero, fue uno de los más grandes jugadores que han pasado por el club. Sin duda, volvería a fallecer de saber cómo nos encontramos hoy.

 

En estos momentos de crisis e indecisión, les presentamos una entrevista hecha a Luis “Caricho” Guzmán, el 3 de marzo de 1948, en el diario La Crónica, a su regreso de Santiago de Chile. La Copa de Campeones no había culminado, pero tenía el brazo derecho enyesado y roto el omóplato en dos partes tras el partido con Colo-Colo, cuya historia la contaremos en los próximos días.

El título de la entrevista fue: “El Fútbol peruano tiene que innovarse”

Apenas desembarcado Luis Guzmán del avión, que lo trajo desde Santiago de Chile, conversamos con él. Lo habían ido a recibir dirigentes y jugadores del Deportivo Municipal. “Caricho” bajó de la nave con el brazo derecho enyesado.

Estoy con el omóplato con una rotura doble, nos dice tranquilamente, sin el menor ánimo de resentimiento.

-El fútbol internacional es así, rudo y violento. Y yo he sido una de sus víctimas, Pero, tengo que declarar que la lesión fue obra de la fatalidad. Me la ocasionó Hugo López, en el match contra Colo Colo. Me marcó por atrás y me tiró de bruces. Esa fue la única falta grave que hubo en el match. Colo Colo jugó con limpieza y caballerosidad.

Me atendieron con esmero y los chilenos me rodearon de toda clase de atenciones, cuando supieron que estaba lesionado.

Se levanta la camiseta y sobre el enyesado nos muestra el nombre del médico que lo enyesó.

-Fue el Dr. Maralla, quien me curó con solicitud y con desinterés. Me dice que estaré bien dentro de dos meses.

“Caricho” nos dice algo que merece ser destacado y que da razón a nuestra campaña.

-El fútbol peruanos tiene que innovarse. Aquí los réferis cobran el más nimio foul y dan penales por faltas leyes. Como en Guayaquil, en Santiago nos hemos dado cuenta que el fútbol es más veloz, sobrio y práctico. Hay que desprenderse prontamente de la pelota, con el único objetivo: el gol.

-¿Uds. no remataban?- le preguntamos.

No es que no rematábamos. Los equipos que nos ganaron, nos marcaban de tal forma, que impedían a los delanteros el remate. Los brasileños son más tácticos, Emplean una marcación de zona y de postas, con precisión matemática.

-¡Qué llaman marcación en postas?

Caricho responde:
-Es una marcación que ya la está empleando Municipal con buen éxito. No es como la del hombre a hombre, en la que cada jugador tiene señalado al hombre que va a marcar, ni como la marcación por zonas en la que el campo está dividido imaginariamente en zonas, a cargo de determinado jugador.

La marcación de postas, como su nombre lo indica, es más elástica y da al juego mayor movilidad. Por ejemplo, yo corro hacia el wing, y el hombre que me marca se turna con otro, el que está más cerca del campo donde incursiono, Puedo ir al centro, a la izquierda, a la derecha, para desmarcarme, pero siempre tengo pegado a un jugador, y a otro, y a otro, que se van turnando conforme cambia mi posición en la cancha.

-Vasco da Gama es el único que observa la marcación de postas? – le indagamos.

-Sí, es una marcación que vuelve locos a todos sus adversarios. En mi concepto este sistema de juego les dará el triunfo en el Campeonato de Campeones al Vasco da Gama, cuyas combinaciones parten desde su arquero. Barbosa coge la pelota y la pasa, no cerca, sino a uno de sus delanteros, que muchas veces está a 50 metros de él.

Respecto al match que ganó Nacional a River, nos dice:

-La defensa de Nacional es muy recia. Y observan una marcación que no deja accionar a la delantera rival. Por eso no pudo River Plate marcar un solo gol. El juego de los centrales de Nacional fue incisivo, rápido, cambiante. No pudo con él la defensa de River Plate.

Al hablar de River, nos dice “Caricho” que recién en este partido jugó Municipal con marcación.

-Ese partido lo debimos ganar en el primer tiempo, pero (Vides) Mosquera desperdició hasta dos goles fijos. Los tuvimos a los delanteros argentinos bien marcados, y de no haberse cansado el equipo, otro hubiera sido el resultado del match.

-Con el Uruguay fue distinto -nos dice Caricho-. Ese match nos lo robó el réferi que caso es linchado por el público cuando salía de la cancha. Al réferi que dirigió el match contra River, también el público lo pifió en varios pasajes del match. Con River empleamos una marcación buena. Celli tenía sujeto a José Manuel Moreno. Colunga se tomó a catgo a Lostau. Enrique Palacios a Martínez. Titina a Labruna. Y Constantino a Reyes. Pero, en el segundo tiempo el director técnico de River Plate advirtió que Constantino marcaba de lejos a reyes, y por allí deslizaron el ataque. ¡Lástima que nos cansamos!

Luis Guzmán nos dice que Municipal ha adquirido en el Campeonato de Campeones una gran experiencia.

-Ya sabemos lo que es una marcación de hombre a hombre, o de zona, o la de rotación y postas que emplea Vasco da Gama.

-El equipo de Municipal ha gustado mucho en Chile, se ha declarado que es el equipo peruano que mejor ha jugado en Santiago. Los mejores han sido Drago, Cabada y Loret de Mola. Ellos han capturado mejor el juego de marcación.

-¿El juego es muy duro?

-Durísimo -nos comenta-. Y nosotros tenemos que adaptarnos a ese juego o nos quedamos siempre atrás. Hay que ver cómo juega la defensa uruguaya. Tejera es una tromba. Y él, como Gambetta, están siempre reclamando. Patean, pero se las dan de víctimas e impresionan a los réferis.

-Otro asunto que debe abordarse en Lima es iluminar el estadio con luz artificial. No es por disculpar a Municipal, pero de día rendimos los peruanos mucho más que de noche. ¡Si agarramos a River de día, no nos huele ni el polvo!

Caricho nos pide, al terminar su charla, que digamos de la gratitud de Municipal para el público chileno que siempre los aplaude y alienta. Y manifiesta si agradecimiento a los señores Custodio Zamora y Humberto Rodríguez, a los periodistas deportivos y a las autoridades deportivas de Chile.

Caricho, con su brazo enyesado, nos repite que no hace cargos a nadie por el juego brusco.

-En el match con River sufrí una conmoción cerebral y contra Colo Colo una doble fractura en el homóplato. Así es el fútbol de ahora. Recio y fuerte. Juego de hombres, del que no se pueden quejar los hombres.

Y Caricho se va con sus amigos, encargándonos un saludos a los aficionados y reiterándonos su confianza de que “el fútbol peruano tiene que innovarse, si es que se quiere aprovechar su caudal rico de picardía y dominio de pelota”.

www.loslocosdesiempre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.