17_al_vs_muni.jpg

 

Durante semanas se dedicaron hablar mal del Deportivo Municipal, y cuando se vieron las caras la cancha, no pudieron lograr lo que tanto dijeron. Hoy, como dama despechada, Alianza y sus corifeos inician una campaña contra el Deportivo Municipal al pretender que se sancione al jugador edil Luis García por un supuesto escupitajo a Pablo Míguez.

 

Y lo que es peor, un grupo de corifeos –que han guardado silencio cómplice sobre el tema del pago a destiempo de este mismo equipo para evitar la pérdida de puntos- se presentan hoy como autodesignados guardianes de la moralidad para exigir sanción.

 

Las imágenes no son claras, e inclusive, el propio árbitro –que les obsequió un penal- no vio nada de ese supuesto hecho. Que hubo un cruce de palabras, lo hubo, y tras ello, la expulsión de Adrián Zela y un jugador del equipo local.

 

Sería interesante que, ahora que todos se presentan como moralistas y defensores del juego limpio, estos señores aclaren la denuncia hecha del diario Líbero: “El Estudio que defiende los intereses de Alianza tiene nada menos como socio al hijo de Julio Pastor, actual presidente de la ADFP. ¿Cómo se llama el Estudio de Abogados? Zuzunaga, Pastor & Valderrama Abogados Sociedad Anónima”.

«¿Puede haber independencia las decisiones? ¿Es un órgano autónomo la Comisión de Justicia de la ADFP? ¿Es por eso que Alianza se ve favorecido por los pagos a destiempo? Esa es la pregunta que se hacen los clubes», agrega el destacado medio deportivo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.