La BDB y la hinchada deben estar atentas a este complot contra el Muni. Foto: LOS LOCOS DE SIEMPRE

La BDB y la hinchada deben estar atentas a este complot contra el Muni. Foto: LOS LOCOS DE SIEMPRE

Todos sabemos que nuestra situación actual es crítica en el plano deportivo, pero superable, y dependerá de las buenas actuaciones de los jugadores, pero desde el inicio de este se han dado una serie de hechos que ya no pueden ser considerados una simple coincidencia.

Comencemos y analicemos. El 6 de junio pasado, tras decisiones contradictorias y confusas, el comisario del partido Muni-Acosvinchos decreta la suspensión del encuentro por la presencia de las cámaras de Direct TV.

Primero, dijo que la suspensión respondía a la falta de seguridad en el , pero posteriormente, la Segunda División en un comunicado señala que no se jugó por la presencia de Direct TV, y que Cable Mágico era dueño en exclusiva de los derechos del ascenso.

Después de unas semanas, se emite una resolución donde se señala que el “Muni” perdió los puntos, y que debía considerarse 0-3 en contra.

Pero, luego sale otra resolución indicando que no había motivo para declarar el WO y el partido debía disputarse.

Lo extraño es que mientras la resolución llevaba la firma de 3 miembros de la Comisión de Justicia, la segunda resolución tuvo dos firmas.

En el lenguaje del derecho, a la segunda resolución se le conoce como “voto singular”, en este caso, “votos singulares” y como tal debieron salir junto a la primera resolución, con lo cual no se respetaron los procedimientos en la Comisión de Justicia de la Segunda División.

El tema aun no está decidido y será visto por la Comisión de Justicia de la Federación Peruana de Fútbol.

Otra perla. En el partido Muni-Cochahuayco, éste comenzó con 30 minutos de retraso porque el árbitro objetó el color de las camisetas del equipo crema. El inicio del partido demoró y mucha gente dejó de acudir por el temor a que se repitiera la suspensión de un nuevo partido, afectando la economía del .

La última, San Marcos, nuestro próximo rival, ha objetado el Estadio Manuel Bonilla, porque la cancha se encuentra en mal estado tras un concierto.

Dicen que la Comisión de Infraestructura de la Segunda, le habría dado la razón al equipo universitario, pero hasta el momento, el club no ha ningún pronunciamiento oficial, según nos comentaron fuentes de la institución.

¿Qué sucedería si hoy jueves le informan al Muni que no puede jugar? ¿a dónde vamos? ¿cómo hacemos para sacar los permisos policiales para otro escenario?

Muchas coincidencias, que desafortunadamente, sólo se presentan cuando La Academia juega de local.

Algo no huele muy bien… debemos estar atentos, porque sin duda, un complot está en marcha.

LOS LOCOS DE SIEMPRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.