Insultos y empujones contra el árbitro. Foto: www.loslocosdesiempre.com

 

Una agresión alevosa al delantero edil Lucas Ballón obligó al árbitro Huaranga a expulsar al jugador comeño David Quesada, y de inmediato, la banca del Géminis de Comas invadió el terreno de juego y fueron en contra del réferi.

 

Empujones, gritos y mentadas de madre tuvo que enfrentar el réferi de los integrantes del cuadro local.

Los jueces de línea y algunos policías tuvieron que rodear al árbitro Huaranga, quien no tuvo más que suspender el partido, para salvaguardar su integridad física.

 

Sin duda, las autoridades deportivas deben sancionar estas actitudes antideportivas. Recordemos que, por situación similar, el club El Ermitaño fue sancionado.

 

Nos comentan que, en las próximas horas, se presentará el reclamo correspondiente ante la Liga Departamental de Lima. Sin embargo, veremos qué pone en su informe el réferi.

 

www.loslocosdesiempre.com