24_1.jpg

“Reclamé al juez de línea una jugada sin ponerme malcriado, ahí fue cuando el cuarto árbitro le dice a Garay que me expulse porque estuve diciendo lisuras. El línea en ningún momento se quejó, fue el cuarto”, señaló muy mortificado el director técnico del Deportivo Municipal, Roberto Pompei.

Además enfatizó, “No importa lo que el cuarto árbitro ponga en el informe respecto a mí, no importa, es mentira».  

El estratega edil prosiguió, “nos malogran todo el trabajo de la semana, ese árbitro tendrá que dirigir lo que le paguen, lo que consiga en alguna cancha de barrio. Lo que hizo es abuso de autoridad.”

Así como el árbitro Luis Seminario fue sancionado por dirigir polémicamente el César Vallejo-Universitario. Se debería hacer lo mismo con Manuel Garay, por tener un desarrollo desastroso en el Municipal-San Martín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.