18_garay.jpg

 

Quienes esta tarde estuvimos en Villa El Salvador tenemos la indignación a flor de piel. Si desean que la San Martín o Cristal pasen a la siguiente fase, que lo demuestren en la cancha y no con ayuda descarada como la de hoy.

 

Manuel Garay se llama el árbitro que esta tarde llenó de tarjetas amarillas a los jugadores del Deportivo Municipal; no cobró un penal más grande que el estadio de San Marcos y encima expulsó a un jugador edil por reclamar.

 

Municipal buscó desde el inicio los tres puntos y el partido fue de ida y vuelta, pero con un predomino en las acciones del cuadro de la Comuna, sin embargo, los ediles no supieron concretar, y en muchos pasajes del encuentro se desconcentraban por las decisiones del pésimo arbitraje.

 

En los primeros 45 destacó la defensa edil. Zela, Barrera y Salas estuvieron muy bien. Lucho García no destacó como en otras ocasiones Aldo Olcese tampoco. Adelante, Naranjo solo mostró pundonor y Sawa muchas ganas y poca efectividad. En el medio, Alfajeme unas de cal y otras de arena, y Simich con algunos chispazos. Con todo eso, el Muni fue superior.

 

No obstante, la San Martín también tuvo lo suyo. Fue un encuentro de ida y vuelta.

 

En el complemento, Muni salió decidido y Pompei decide el ingreso de Pedro Gutiérrez por Luis García. ´Guti’ le dio mucha profundidad al ataque por sus desbordes por la derecha, pero el Muni se quedó sin su conductor. Olcese no estuvo como en otros partidos.

 

Pompei hizo ingresar a Juan Diego Gonzales Vigil por Ian Simich a los 67’ y a Juan Nakaya por Olcese a los 70’; y el equipo se quedó sin conductor.  Y un minuto después, a los 71’, de contragolpe, Alejandro Hohberg marca el 0-1.

 

De ahí en adelante la Academia fue con todo por el empate, pero reiteramos, sin un conductor. Así, en un ataque por la banda derecha, Gutiérrez ingresa al área de la San Martín y Juan Cánova comete penal. El primer asistente Julio Ávila señaló la falta y corrió a ubicarse en la línea del área donde se ubican los lineman al cobrarse un penal.

Pero, inexplicablemente, el árbitro no lo cobró y expulsó al jugador edil.

 

Este robo descarado originó la indignación de la fanaticada edil y el partido se detuvo por cerca de 5 minutos. Tras reanudarse las acciones, Muni siguió atacando, pero no consiguió su objetivo.

 

Manuel Garay solo dio 3 minutos de tiempo adicional y puso punto final al encuentro.

Realmente lamentable. Nos olvidábamos, a mitad de partido, también expulsó al técnico edil Roberto Pompei.

 

Deportivo Municipal se esfuerza por hacer las cosas de la mejor manera, cumpliendo sus compromisos pasados y presentes, y realmente indigna que acciones como estas arruinen todo el trabajo de la semana y pongan en riesgo muchas cosas. Esperamos que las autoridades se pronuncien y sancionen estas actitudes.

 

www.loslocosdesiempre.com