Foto: Raúl Oscco/LOSLOCOSDESIEMPRE

Esto es Muni. Esta vez tocó acompañar al equipo en Matute. Nos esperaba nuestro primera partido contra por La 1 y, luego de algunos desatinados titulares que prácticamente aseguraban un triunfo del cuadro victoriano, llegamos con la ilusión habitual del hincha Edil a nuestra tribuna oriente para demostrar que se equivocaban.
Además, sabíamos que jugar contra Alianza es de nuestras especialidades. Se presentó el 11 local, tres ex ediles vestirían la blanquiazul. Luego, se mencionó el nuestro. Por La Academia jugarían: Rivadeneyra, Rabanal, Vilchez, Zela, Ampuero, Arévalo Ríos, Flores, Larrauri, Buitrago, Bogado y Bulos. Salimos a la cancha vistiendo nuestra camiseta alterna.

Esto es Muni

Un par de minutos antes de las 8, se inició el partido. Los primeros minutos fueron de La Academia. Parecíamos tener las cosas claras y el planteamiento del partido era el adecuado. Empezamos a generar peligro. Nuestra primera ocasión de gol fue en el minuto 9 con un remate de zurda de Vílchez, en el mismo minuto, un remate del ‘Cacha’.
A los 11′ un cabezazo de Zela; 14’ remate de Bogado. Sin embargo, cerca de los 20 minutos de juego, la cosa cambió. Perdimos el control del balón. Nuestro 4-2-3-1 comenzó a parecer un 4-5-1.

Foto: Raúl Oscco/

Nos costó tener la pelota, nos replegamos y Bulos se quedó solo adelante. Los primeros minutos de juego ofensivo quedaron atrás y esto nos pasó la factura. Minuto 28, el capitán del equipo comete una falta cerca al área que le costó una tarjeta amarilla y le dio a los locales un peligroso tiro libre.
En una especie de intento de confundirnos, Arroé hizo dos falsas corridas haciendo el ademán de estar a punto de patear el tiro libre para que, finalmente, sea Cruzado quien dispare. Fallamos en la marca, cabeza de Cuba, gol. El primer gol del partido llegó a los 29. Lo que restó del primer tiempo no pudimos mejorar la situación ni nuestro juego. Alianza terminó dominando y teniendo el balón.

Segundo tiempo

El equipo ingresa al campo y desde nuestra tribuna el aliento se acrecentó. «Hay que sacarse la mierda…hoy no podemos perder»… estábamos en esa mal llamada Oriente Visita, los que nunca arrugamos…
Comenzamos el segundo tiempo aún sin poder recuperar el dominio del juego. Seguíamos defensivos, sólo tratando de aguantar. Minuto 59, Alianza saca a Manzaneda. Larrauri comienza a meterse más en el partido y genera un par de situaciones de peligro. Volvimos a recuperar posesión.

Un párrafo aparte merece Steven Rivadeneyra, quien evitó la caída de nuestra vaya en un mínimo de tres ocasiones.

Foto: Raúl Oscco/LOSLOCOSDESIEMPRE

Minuto 64 sale Pier y entra Cabrera; sale Bogado y entra Murillo. Cambios oportunos. Pasaron dos minutos, una asistencia de Rodríguez y Quevedo pone el segundo para Alianza Lima. Un pequeño momento el silencio se apoderó, pero de inmediato el aliento retornó con más vigor… al Muni nunca se le abandona, menos si tenemos el marcador en contra.
Minuto 67, el árbitro le enseña por segunda vez la amarilla a Aldair Salazar; y la Acadé seguía creciendo. Entra Regalado al campo. Comenzamos a apoderarnos del juego. Generábamos ocasiones claras de gol que no concretábamos, pero ya lo sabíamos: el gol estaba cerca.

de la Acadé

El Muni atacaba y en el minuto 81, un pase en profundidad para Regalado, quedó un poco largo, Butrón sale de su arco para cortar la jugada, pero Italo le gana en el “uno contra uno”, la bola rebota en Godoy y es autogol. Regalado le da su primer tanto a La Academia, en ese arco norte que siempre recibió los goles de la Acadé al local; la Banda estalla.

El gol permitió recargar las fuerzas y la dominaba. Pases, toques, piques, ¿goles?… la excesiva calidad y precisión del gran Edigio, la salida por banda que nos ofrecía Ampuero, las elegantes entradas al área de Buitrago y la mejora general de todo nuestro cuadro, consiguieron que en el 90 + 4 provoquemos un gol en propia puerta por parte de Fuentes.

Nuestra tribuna explotó, los ediles corríamos, nos abrazábamos, saltábamos y ¡vaya cómo gritamos! Lo habíamos empatado en los descuentos. Esto es Muni, todo se puede.

De pronto este partido tenía sabor a aquel partido contra Boys jugado en Grau que volteamos desde un 2-0. ¿sería esta otra remontada? La ilusión creció a tope, la capacidad de Muni de hacernos soñar fue increíble. El árbitro adiciona dos minutos más al partido, seguíamos dominando y generando peligro. Pudo haber llegado el tercero, pero no se dio. 90 + 7 pitazo final. Gran partido que dejó demostrado el potencial de nuestro cuadro.

¡Qué recuperada la nuestra!, la Franja volvió a arruinar la fiesta en Matute. Cuando muchos se daban como ganadores, la Acadé luchó hasta el final porque ¡Esto es Muni!. Nuestra adorada Academia nos regaló un empate con sabor a victoria.

Mariafe Serra Gamarra

©LOSLOCOSDESIEMPRE

LOSLOCOSDESIEMPRE te recomendamos

Municipal en gran reacción empató 2-2 en Matute

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.