Alberto Akatsuka en su debut. Foto: Cortesía Archivo personal de Alberto Akatsuka.

Alberto Akatsuka fue arquero titular del Deportivo Municipal, en 1983, luego que se accidentaran Enrique Bravo y Rodolfo Gamarra. Juvenil supo afrontar una liguilla y su vida se transformó, pues quedó impregnada en su piel una franja imborrable.

Nos contactamos con él en Japón. No saben la emoción de conversar con uno de aquellos jugadores que, sin conocernos, fueron parte importante de nuestra adolescencia y juventud; cuando en colegio uno sacaba pecho porque la franja estaba en la liguilla peleando a los que se dicen grandes.

Beto Akatsuka recuerda su paso por el Muni, su relación con la , y deja una reflexión a tomar en cuenta: que todo aquel que esté en la Academia, ya sea dirigente o jugador, debe dar el 100%; quien no pueda, las puertas están abiertas. Ese es nuestro parecer. Con ustedes…Akatsuka…

¿Qué tal Alberto? ¿qué fue de tu vida?

Ante todo, agradecer por acordarse de uno, sobre todo porque en estos momentos estoy radicando en Japón junto a mi familia. Ya hace varios años que estoy por estos lares trabajando y lamentablemente alejado de mi pasión que es el fútbol, pero bueno, lo primordial es la tranquilidad de la familia.

La noche del debut; vemos a Jorge Talavera, “Pinocho” Gonzales, Arizaga, Rufino Bernales; “La Bruja” Bonelli, Julio Zorrilla, Franco Navarro, “Chochera” Castillo y “Sampi” Saavedra. Foto: Cortesía Archivo personal de Alberto Akatsuka.

¿Qué recuerdos guardas de tu paso por la AKD?

Los mejores recuerdos que cualquiera podría tener. No se imaginan lo que significa para un chico de 17 anos llegar a un equipo de la tradición y arraigo del Echa Muni; sobre todo con jugadores de la talla del “Flaco” Malásquez, Franco Navarro, Manzo, “Chochera” Castillo, Rufino Bernales, “El Loco” Gamarra, Enrique Bravo, la “Bruja” Bonelli, entre otros grandes compañeros.

Ah!!! me olvidaba, en ese año el equipo lo agarró el profesor Juan Eduardo Hobbert y además tuve la suerte de jugar con el símbolo del club: Hugo «Cholo» Sotil. Que mas podría pedir en ese año, 1983, recién salido de las aulas del colegio Salesiano.

Recuerdo que debutaste con la Franja en la profesional cuando aun eras juvenil…

Así es. Recuerdo que era noviembre de 1983. El titular era Enrique Bravo, y desafortunadamente tuvo un accidente automovilístico y eso lo alejó de las canchas por varias semanas.

Yo era el tercer arquero y empecé a salir de suplente del “Loco” Gamarra. Recuerdo que justo culminada la última del torneo, ya clasificados para la liguilla, en el entrenamiento nos enteramos que el “Loco” Gamarra también tuvo un accidente automovilístico y tendría que estar alejado por varias semanas de las canchas, así que al profe no tuvo más alternativa que recurrir al juvenil, al tercer arquero, y ese era yo.

En los entrenamientos muchos bromeaban diciéndome que les diera el nombre de mi brujo, porque es bastante difícil que los dos arqueros del equipo sufran accidentes automovilísticos, y justo previo a una liguilla.

Debuté en un partido de fondo, en el triplete de la liguilla, en el Estadio Nacional a estadio lleno y contra Sporting Cristal de Pedrito Ruiz, Koki Hirano, Caballero, Oswaldo Flores -que luego jugaría en la Franja-, Baldettaro, “Panadero” Díaz, etc., lamentablemente caímos por uno a cero.

Ya te imaginaras los nervios de ese debut, fue un debut sonado por todo, la liguilla, de fondo, a estadio lleno, en un gran equipo contra otro gran equipo, con grandes jugadores lo único malo fue el resultado del encuentro.

¿Pasaste tus mejores años en el club?

En un viaje junto a Cédric Vásquez. Foto: Cortesía Archivo personal de Alberto Akatsuka.

La del Muni fue una etapa inolvidable, porque fue el equipo que me dio la oportunidad de debutar en la profesional, de alternar con jugadores que antes sólo los veía en las revistas o por la televisión; en la Academia fui donde crecí y aprendí enormemente como jugador, y sí, se podría decir que fueron los mejores años.

Pero como jugador, lamentablemente, delante mío tenía dos grades arqueros de los que aprendí mucho, e iba ser muy difícil bancarlos y tener continuidad en partidos, es por ello que luego de varios anos tuve que optar con mucha tristeza por ir a otro club donde sí tendría lo continuidad que todo arquero necesita.

¿Qué anécdotas recuerdas?

Muchas. Aparte de la que ya te conté acerca de mi debut. Hubo otra en esa época, Estábamos en el aeropuerto Jorge Chávez listos para viajar a provincia, en la sala de espera, y Juan Eduardo Hobbert, se acercó al grupo y viendo por el vidrio despegar a un avión comenta: «Es increíble que una máquina tan pesada como un avión pueda volar, no?».

Entonces Enrique Bravo le contesta: «Sí, profe, de verdad que es increíble». Y el profe dijo: «Si pues, esas inmensas maquinas pueden volar y los arqueros que tenemos no vuelan ni m….”… y todo el equipo soltó una carcajada por la broma del profe.

Jajaja… De otro lado, quiénes jugaron contigo…

En Matute. Vemos en el equipo a Obando, Talavera, Sampi Saavedra, Alberto Eugenio,  y a “Chochera” Castillo entre otros. Foto: Cortesía Archivo personal de Alberto Akatsuka.

Voy a citar algunos de los muchos nombres de los profesionales y amigos con los que tuve el honor de compartir mi etapa de jugador en el Echa Muni, y que me disculpen los que no mencione por tiempo o espacio.

Cuando llegué al Muni, como te dije, estaban el “Cholo” Sotil, Franco Navarro, , “La Bruja” Bonelli, Rodulfo Manzo, Rufino Bernales, “Sampi” Saavedra, Santiago Ojeda, Enrique Bravo, Rodolfo Gamarra, Óscar Arizaga, Jorge Talavera, Chochera Castillo, etc.

En los años siguientes llegaron Raúl Obando, José Aguayo, Jorge Ramírez, Alberto Eugenio, Oswaldo Flores, David Espinoza, Víctor Gutiérrez y en ese entonces promocionaron también de los juveniles a los hermanos José y Jorge Soto, al chato Cesar “Ratón” Rodríguez, etc.

Aparte aprendí mucho con los técnicos que tuve en el Muni como Juan Eduardo Hobbert, César Cubilla, Gustavo Merino, Orlando «Chito» La Torre, etc.

Qué tiempos aquellos de verdad Alberto; y cuál es el partido que más recuerdas

Indiscutiblemente, así el resultado haya sido adverso, fue el partido de mi debut contra Cristal el 8 de diciembre de 1983. Después hubo otros grandes encuentros contra el Sport Boys en el Telmo Carbajo, donde le ganamos 1-0 o 2-1 no recuerdo bien.

¿Atajaste algún penal?

Bueno, estando en el Muni como no tuve la oportunidad de tener la continuidad en los partidos y si mal no recuerdo el los pocos partidos que jugué nunca tuve un penal en contra, pero tampoco me hicieron ningún gol de penal…

¿Y la barra?

Alberto Akatsuka junto a un juvenil José Soto. Foto: Cortesía Archivo personal de Alberto Akatsuka.

La barra, simplemente «LO MAXIMO», pienso que son de esas que a muchos equipos les gustaría tener. Recuerdo mucho que al año siguiente que salí del Muni, jugando por el AELU, nos tocó precisamente contra la Franja y fue muy emocionante para mí ingresar al campo de juego y escuchar corear mi nombre y era la barra del Muni, el equipo rival en ese momento. Eso me dejo muy en claro que el cariño y respeto que siempre le he tenido al Muni y en especial a su barra era recíproco, es realmente muy halagador para uno que le suceda esas cosas.

¿Qué sientes cuando te hablan de la Academia?

Mi Muni es un equipo que se hace querer; no se puede dar una explicación del cariño que uno le agarra, se va metiendo de a poquito en poquito y luego es algo con lo que vas a vivir siempre.

¿Qué piensas del difícil momento actual? ¿Sabes que estamos en la Copa Perú?

Una pena la actual situación del club. Un equipo con tanta tradición y arraigo no merece estar en la actual situación deportiva, pero se, espero y deseo volver a ver a la Franja en primera, jugando y dando cátedra como años atrás y movilizando grandes masas como antaño.

¿Qué mensaje enviarías a la dirigencia y los jugadores que defenderán la este año?

Solo les pediría que asuman el rol que les toque, ya sea en la dirigencia o en el campo, con total responsabilidad, entrega, amor, cariño; porque para estar en el Muni hay que dar el 100%, como bien se lo merece este gran y tradicional club.

Y a la Banda del Basurero…

A ellos simplemente que «no cambien nunca» y que sigan como siempre fieles, entregados y queriendo a morir a este gran equipo que es el MUNICIPAL.

Muchas gracias Alberto…

Gracias a LOS LOCOS DE SIEMPRE por acordarse de uno, como yo siempre me acuerdo del Deportivo Municipal…

www.loslocosdesiempre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.