El Club Centro Deportivo Municipal culminó su participación en la Liga 1 del fútbol peruano ocupando el puerto 14 de 20 equipos en una floja campaña que analizamos a continuación.

Si es que no se toman los correctivos necesarios de parte del comando técnico y de los jugadores este año volveremos a jugar sólo por no descender, los problemas dirigenciales y las peleas internas se están viendo reflejadas en la cancha.

Arrancamos más o menos bien, con un equipo con sólo dos semanas de pretemporada invictos cuatro partidos, sin ganar, pero todos empates, el más valorado ante (1-1) en su cancha, después perdimos un encuentro increíble con Alianza, dominándolos y jugando mejor con el que en ese entonces era supuestamente candidato al título.

Luego nos ilusionamos ganando con autoridad a Cantolao 2-0 en San Marcos en una buena presentación –diríamos la mejor hasta ahora- y cuando parecía que encontramos el equipo, vino el receso por la pandemia.

En el reinicio, cinco meses después, ganamos a San Martín sin jugar bien, en un que el rival mereció algo más y de allí dos empates y una , para luego darnos un respiro ganando a Ayacucho FC en un nuevo oasis de buen juego, ya que arrancamos perdiendo el encuentro y logramos voltearlo 2-1.

Después dos derrotas, una ante Carlos Mannuci, injusta por errores arbitrales y la otra increíble, nos dejamos voltear por Atlético Grau; íbamos ganando 2-0 y terminamos perdiendo 2-3 ante un rival que, por ese entonces, era el colero absoluto. Luego arañamos un empate 1-1 ante un Sport Boys que también estaba peleando las últimas casillas.

Derrota vergonzosa

Después vino el partido que nunca se debe perder, el clásico ante la , donde sacamos la peor versión del equipo, cayendo goleados, borrando una racha paternal de tres partidos, desde el clausura 2018 que nosotros les ganábamos con autoridad.

El profesor Víctor Rivera dijo que pondría su cargo a disposición, algo que nunca sucedió, y ante la división de la directiva, no pasó nada y continuó.

Luego, vendría la recuperación ante Binacional (3-1) con triplete de Succar, un empate ante Cristal, otro empate ante Cusco FC y la última derrota ante Melgar (1-2).

Así cerramos esta Fase 1 siendo el equipo que más empata (9 partidos), pero con una sumatoria magra: solo 21 puntos y a 4 unidades de la zona de . Tenemos sólo dos puntos más que Sport Boys, igualamos en puntaje con San Martín, candidato al descenso y tenemos un punto menos que la peor versión de Alianza de los últimos años.

Entre las explicaciones que buscamos encontrar a los resultados de la campaña, debemos considerar los problemas dirigenciales, además se contrató mal y muy tarde a jugadores sin club, y se mantuvo la base del año pasado y el mismo comando técnico. Tenemos a unos de los goleadores del campeonato Matías Succar, un buen arquero como Diego Melian y fuimos el equipo que más jugadores aportó a un microciclo de la Selección, lo que nos hace pensar que hay buenos jugadores y tenemos con que aspirar a más, por eso confiamos en revertir esta situación y que esos “chispazos” de buen juego que se mostró ante Cantolao, Ayacucho y Alianza sean más permanentes y vuelva también ese equipo sólido defensivamente de las primeras fechas.    

Carlos Atarama

LOSLOCOSDESIEMPRE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.