Domingo 13 noviembre de 1938, Deportivo Municipal lucha por obtener el campeonato de la División de Honor del fútbol peruano, la que sería su primera estrella, y enfrentó en el viejo Estadio Nacional al Alianza Lima, en lo que sería la segunda vez que ambos equipos se enfrentaban en  un torneo oficial al Alianza Lima. La Academia ganó por 3-1, con volteada de partido incluida, y una fecha después sería el campeón indiscutible.

 

Muni saltó a la cancha con Criado; Alfaro y Pardo; Parró, Pasache y Lobatón; Tapia, Bielich, Espinar, Guzmán y Magán; mientras que su rival lo hizo con: Valdivieso; Arce y Zúñiga; Ronchi, Eulogio García y Tenemás; Lavalle, Magallanes, Cueto, Quispe y Rivera.

 

Según detalla el Diario La Crónica, “de las primeras acciones se hacen dueños los aliancistas, quienes consiguen infiltrarse en bonitas combinaciones en el campo del Municipal”; la volante edil no puede contener el ataque de los aliancistas; y en un ataque por la izquierda, el aliancista Rivera combina con Quispe y dejan atrás al edil Parró; dando pase a Magallanes, quien de potente disparo vence a Criado, que no pudo contener la arremetida blanquiazul.

 

Con el 0-1 en contra culmina el primer tiempo a favor de los aliancistas.

 

SEGUNDO TIEMPO Y LA REMONTADA

 

“Para iniciar el segundo tiempo, los municipales entran decididos a imponerse en la cancha y lo consiguen. Están llenos de energías y consiguen, a base de velocidad, que no pueden contrarrestar sus contrarios, situarse en continuo ataque. Sus avances son ya mejor hilvanados y la delantera ataca con decisión, siendo el mejor hombre Bielich, quien en cada incursión siembra el pánico en el campo de peligro”, indica La Crónica.

 

“Las líneas defensivas del Alianza se ven precisadas a trabajar fuerte y consiguen en algunos momentos llevar a su delantera al ataque, es así como a los 15 minutos consiguen dos corners sucesivos que no les da mayores resultados, respondiendo a este ataque con otro el Municipal, que terminó con un tiro potente de Bielich a una esquina, que dejó sin chance a Valdiviezo”. Gol de la Academia que ponía el 1-1.

 

“Municipal se ha impuesto en la cancha. Las líneas defensivas aliancistas trabajan y en uno de esos momentos de apremio se produce cerca de la línea del out un choque entre el back Zúñiga y Lobatón, del cual sale tambaleándose el aliancista, sin embargo, continúa jugando, pero poco a poco cae sin conocimiento”.

 

La pelota sigue en juego, y Espinar se escapa por el lado derecho, y marca el 2-1. El aliancista Zúñiga sale de la cancha y deja a su equipo en inferioridad numérica.

 

“Los avances de los municipales son insistentes y no hay nada que les haga parar la ofensiva. Sus líneas se desenvuelven con soltura y a base de siempre de rapidez. En una de esas incursiones, y sobre los 40′ de juego, un avance que prospera por el ala izquierda, produce un entrevero cerca de la valla de Valdivieso, y en uno de esos instantes llega la bola a los pies de Magán, quien ni corto ni perezoso, disparó, también sobre Valdivieso, quien sufrió por tercera vez la caída de su meta”, agrega La Crónica. 3-1 y el Muni ya era campeón del torneo a falta de un partido.

 

Cabe mencionar que en el primer partido entre e íntimos, jugado en 1937, quedaron empatados sin abrir el marcador.

 

www.loslocosdesiempre.com

Dejar respuesta