Muni Camp Nou
Muni Camp Nou

 

Un día como hoy, viernes 21 de agosto de 1973, hace 36 años, la se enfrentó al poderoso Barcelona de España, y si bien el resultado nos fue excesivamente adverso, según el diario La Vanguardia, el “Muni” dejó en el Nou Campo una “excelente impresión”, “con un juego de indudable potencia y corte netamente moderno”.

A continuación, la crónica de este encuentro según este tradicional diario barcelonés.

“Vaya en primer lugar la excelente impresión que ha causado el equipo peruano que, hasta ahora desconocido de nuestros aficionados, con toda seguridad que en estos momentos se ha ganado plenamente su estima”.

“Ha sido un digno rival del Barcelona con un juego de indudable potencia y corte netamente moderno. Cualquier suposición de un fútbol sudamericano, amanerado y blandengue, habrá quedado descartado después de su actuación de anoche”.

“Tal vez al verse obligados a defenderse de las acometidas que desde el primer momento ha lanzado el Barcelona, haga valorar más su esfuerzo. Pero la clase del Municipal de Lima es incuestionable”.

Un rival de altura

Los primeros veinte minutos del Barcelona han sido realmente sensacionales, con el debutante Sotil lanzado a fondo, y la reacción de cada uno ha sido pensar cómo será este equipo cuando cuente con Cruyff en sus filas. La valía del Municipal de Lima se ha puesto de manifiesto durante esa fase del partido, al resistir el endiablado ritmo del ataque azulgrana.

Después, no puede decirse que el equipo peruano haya dado la vuelta al encuentro, ni mucho menos, pero sin duda ha podido de momento beneficiarse del hecho de haber superado el factor sorpresa. La velocidad y profundidad del ataque barcelonista ha ido decayendo y el equipo peruano adelantó prudentemente sus filas, sin confiarse, y a modo de ensayo de sus posibilidades.

La oportunidad, tras un fallo peruano en el área, ha sido perdida por el Barcelona. Iban 27 minutos de juego. Pocos minutos más tarde, Juanito ha subsanado el pequeño percance, realizando personalmente un gol, inteligente y espectacular. A los 31, el Barcelona dominaba así el partido por 1 a 0.

La confianza cuesta cara

Casi a continuación Rexach tira con recobrada puntería a servicio de Marcial batiendo la puerta peruana y deja el partido listo para . Y a renglón seguido Gallego ha repelido a puerta batida un disparo que parecía colarse.

Al Municipal de Lima le ha costado cara su confianza al abandonar la cautelosa defensiva que tan buenos resultados le estaba dando, y lanzarse envalentonado a lo que tal vez hubiera podido salirle bien a juzgar por algunas deus acciones posteriores, pero que ante el Barcelona es sumamente peligroso.

Ellos seguramente no lo sabían, pero es así. El poder de réplica de los azulgrana es casi tan poderoso como la solidez de su defensiva, si el equipo que tiene enfrente descuida un momento la vigilancia.

Y así ha finalizado la primera parte, que comenzó con fuerte presión azulgrana bien contenida y prosiguió como un sugestivo espectáculo futbolístico que ha dejado prácticamente decidida la eliminatoria, El público así lo reconoce y aplaude el fervor a sus jugadores.

Sotil marcó en su debut

Al comienzo de la segunda parte, en que ninguno de los equipos introdujo cambios en sus líneas – éstos se producirían más tarde-, el Municipal se lanzó a un juego de ambiciosos objetivos y puso en auténticos apuros en dos o tres ocasiones la puerta del Barcelona.

Mientras los azulgranas replicaban con fuertes ataque que, aunque no tan profundos en general como las grandes ofensivas de la primera parte, son capaces alguna vez de hacer ir de cabeza a la defensa peruana y fueron aumentando en la medida que pasaba el tiempo hasta adquirir el carácter de un sostenido bombardeo antes que a los 20 minutos Asensi sustituyera Cos que había sufrido un golpe.

Y por fin, a los 22 minutos llegó el gol -el primer gol- de Sotil vistiendo la camiseta azulgrana. Fue una jugada de Juanito y Rexach, y con tres a cero la victoria del Barcelona había quedado ampliamente consolidada y a Sotil se le dedicó una gran ovación de despedida. Tras el gol, aquejado posiblemente de un calambre, Sotil se retiró siendo sustituido.

Asensi y Rexach en los últimos minutos redondearon el resultado que quedó establecido un rotundo cinco a cero.

Al día siguiente, jugamos con el San Lorenzo, empatando 1-1, y cayendo luego por penales.

Eso fue lo que dijeron los españoles del Barza-“Muni”… esa es la verdadera historia…

LOS LOCOS DE

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.