municris

La Academia no tiene cuando levantar cabeza y esta vez lo venció Sporting Cristal 3-1 y acumula su cuarta caída al hilo y lo que es peor no hay visos de darle vuelta a esta situación, con que hacen regulares primeros tiempos, pero horrorosos complementos pareciendo un equipo sin pretemporada fundido físicamente.

El primer tiempo fue la mejor versión de Municipal de los últimos 4 partidos, donde no se le dejo hilvanar jugadas al rival, prueba de ello es que los rimenses sólo tuvieron una oportunidad de gol, además de que cuando recuperaba la pelota salía con balones rápidos para Erinson Ramírez que jugó un gran primer tiempo, siendo este jugador una verdadera pesadilla para los defensores celestes.

Es así que a los 10’ el marcapunta Medina desde la banda derecha lanzó un hermoso centro al área rimense que Erinson Ramírez empalmó de volea sin que la pelota caiga al suelo, golazo para los ediles, y uno de los mejores del torneo.

Los rimense quisieron reaccionar, pero se equivocaban al enviar centros al área que eran fácilmente controlados por Saravia y Cardoza, dos futbolistas que pueden estar 90 minutos cabeceando balones, y se veía a un Cristal maniatado anulado por Municipal.

Pero sobre el final del primer tiempo Loyola desborda por izquierda y el lateral Medina lo traba ingenuamente y el árbitro Haro pita penal para los del Rímac, pero la pena máxima es fallada por Irvin Ávila quien la tira arriba del arco. Fue un primer tiempo a pedir de boca, donde a Franco Navarro le salió lo que pensó, nada hacia presagiar la debacle que vendría.

Segundo tiempo de terror

Pero todo lo bueno que se hizo el primer tiempo se lo borró con un desconocido complemento, con una retaguardia muy dudosa sobre todo en los marcadores de punta Medina y Cossio, en la banca ya se tiene a Carlos Neyra, se podría poner en vez de cualquiera de estos, ya que el puede jugar en ambos perfiles.

A los 59’, el ecuatoriano Corozo centra una pelota al área edil y ante una floja marca del central colombiano Cardoza que no llega a interceptar el balón, Riquelme de cabeza pone el 1-1 para los rimenses.

Municipal no reaccionaria y se seguía perdiendo balones en media cancha sobre todo el volante central uruguayo Galli que no marca la diferencia, al igual que el Ovelar físicamente muy disminuido, prueba de ello es que a los 67’ fue cambiado por Hernán Rengifo que no tiene ni una semana de entrenamientos. Otro cambio fue el de un lentísimo Velarde por un -como siempre- inoperante Bazán.

Sobre los 67’ Hohberg es trabado en el área por Archimbaud, en una jugada muy discutida teniendo en cuenta la costumbre de fingir de este futbolista y el mismo pequeño jugador patea a la izquierda de Melian poniendo el 2-1 a favor de los rimenses.

De allí Municipal intenta empatar el cotejo, pero carente de ideas para llegar al arco de Solís, ya Ramírez no era el mismo del primer tiempo y salió a relucir estado trabajo físico de los bajopontinos con un Municipal bajando los brazos, aunados a la disminución física, no era de extrañar que reciba un gol más en contra.

Sobre los 77’ nuevamente Riquelme que ante un pase de Ávila pone a ras del suelo el tercero de la noche para los del Rímac, asegurando el 3-1 definitivo.

Navarro es responsable de todos los malos resultados, pero también los jugadores que están por debajo de su nivel, Cardoza muy lento que no gane ni por arriba, Medina y Cossio marcadores timoratos con errores puntuales que cuestan partidos, en mediacancha Archimbaud solo a ratos en su nivel, Galli sin marcar la diferencia por ser extranjero, Ovelar muy pesado con poca movilidad, Erinson Ramírez con solo chispazos como el golazo de hoy, Velarde muy lento para el futbol profesional y piezas de recambio como Bazán son nula ayuda para cambiar un resultado adverso.   

Erinson Ramírez anotó un lindo gol que gritó a todo pulmón era el 1-0 para el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.